Compartir

Ana Torroja ha visitado ‘El Hormiguero’ donde ha hablado de su vida en México y su experiencia con la gastronomía local. La cantante ha revelado a Pablo Motos que ha comido de “casi todo” y que Alaska y Mario Vaquerizo le acompañaron al degustar un sorprendente menú “no apto” para cualquier estómago.

Según confesó la artista comieron “gusanos” que “saben a pipas. Son cronchis. También chapulín, que son saltamontitos pequeños, que se los toman con limón, pero me da más cosa. Los escamoles son las huevas de hormigas, se toman en taquitos y están buenas. Saben como a mantequilla fuerte”.

 

Al repasar su trayectoria más reciente, Motos que desde el primer momento se declaró fan de su invitada, le preguntó por el concierto más difícil de su carrera, en el que se vio sorprendida por un terremoto. Irónicamente fue el 7 de septiembre -como la canción-, en Puebla (México), y tras bajar del escenario, una primera vez, tuvo fuerzas para retomarlo, sin embargo le hicieron dejarlo, y fue entonces cuando llegó la peor parte.

“Según me bajé, el escenario se derrumbó. Yo me caí y me hice una brecha en la mano. Fue un subidón de adrenalina tremendo. Sangré mucho, pero seguía cantando. Es esa energía que te da la adrenalina en los momentos duros”, aseguró.

Más allá de las anécdotas, la cantante acudía al programa para presentar su nuevo single ‘Llama’, un tema en el que han participado hasta siete autores, y en el que ha colaborado con Rosalía en la composición.

Torroja lo definía como una de “esas canciones que escuchas y sale el sol”, algo en lo que coincidía Motos. “Cada mañana, me tengo que echar unas gotas en los ojos y me pongo tu canción. Da una alegría temenda”, aseguraba.

Con ‘Llama’, quien fuera mítica voz de Mecano ha cambiado de registro y ha usado el autotune, para tratar de llegar a un público más joven. El tema será uno de los que estarán incluidos en su próximo disco que saldrá a finales de año.