Compartir

Los presentadores de ‘Good Morning Britain’, Piers Morgan y Susanna Reid, de la cadena británica ‘ITV’, no logran salir de su asombro después de que en medio de una entrevista a Faron Alex Paul, una doble víctima de apuñalamiento, el invitado decidía acabar con ella.

El hombre, que recibió 18 puñaladas, había ido al matinal para explicar su lucha por sacar los cuchillos de las calles de Londres, y por la que ha creado un grupo en el que intercambia armas por cupones de supermercado.

Cuanto llegaba nueve minutos de entrevista, Faron dio por terminada la entrevista y en medio de una insólita despedida, se levantó de la mesa y mientras avanzaba hacia la puerta de salida, levantó el brazo a modo de despedida.

Ante la sorprendente ‘plantada’, los presentadores que se habían quedado perplejos, se expresaban con comicidad “está bien… se va, tiene trabajo que hacer y cuchillos que recolectar. Buena suerte”.