Compartir

El Departamento de Policía de Las Vegas (Nevada, Estados Unidos) recibió el miércoles, sobre las 8:50 de la mañana (hora local), una llamada en la que se solicitaba ayuda para sacar un camión que había caído al interior de una piscina particular.

“Cuando recibimos la llamada, casi no lo podíamos creer. Necesitábamos prueba visuales, así que pedimos una foto”, aseguró el responsable de la grúa, José Norena, quien acudió a la llamada acompañando a los agentes.

“Nunca te das cuenta de lo que hace la gente hasta que te conviertes en un conductor de grúa”, comentó a ‘News 3LV‘.

Lo más alarmante del caso fueron las razones por las que el camión terminó cayendo a la piscina.

Según la empresa de grúas Big Valley Towing, el conductor del vehículo sufrió el aparatoso accidente cuando maniobraba en la entrada trasera de la casa y el cordón de uno de sus zapatos se quedó enganchado en el pedal del acelerador, con lo que el camión aceleró hasta llegar a la piscina.

“Estaban tratando de maniobrar en el patio trasero y no podían pasarlo por la acera. Cuando el conductor ” golpeó el acelerador “, su cordón se atascó en el y se metió en la piscina”, escribió la compañía que también colgó un vídeo con el rescate.

Afortunadamente, nadie resultó herido.