Compartir

La falta de experiencia y un mal asesoramiento le han jugado una mala pasada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a su mujer.

La pareja se ha quedado por error junto a los Reyes en el besamanos, pensando que ellos también debían saludar a los invitados. Un miembro del servicio de Protocolo les ha tenido que avisar de que ellos no debían quedarse.