Compartir

El desbordamiento del río Ebro a su paso por Miranda de Ebro, en Burgos, inundó calles y bajos este fin de semana provocando una insólita escena:  ver a los peces en medio de la calle. Muchos ciudadanos no dudaron en “pescarlos” con la mano.

Según se puede ver en el vídeo publicado por ‘El Diario Vasco’, algunos se sirvieron de bolsas de plástico para devolver a los peces al cauce del río.

El Ayuntamiento finalmente confirmó que la situación se había estabilizado al bajar el caudal.