Compartir

A punto de cumplirse tres meses de la trágica caída del pequeño Julen en el pozo ilegal de Totalán (Málaga) que acabó con su vida, el programa ‘Espejo Público’ ha sacado a la luz las primeras imágenes de sus padres, José Roselló y Victoria García, prestando declaración ante el juez.

Según su propio testimonio, José reconoció que David Serrano, el dueño de la finca donde habían ido a pasar el día, le había advertido de la existencia de distintos pozos que “estaban tapados”, pero que “no sabía ni dónde exactamente estaban ubicados, ni cómo estaban tapados porque vaya, no me fijé”.

Aseguró además que la primera vez que vio el pozo fue cuando se acercó al ir detrás del niño.

“Me cegaba que el pozo estaba bien. Yo no pensaba que estaba tapado con las piedras”, y  “yo me quería morir, porque no cabía”.

Por su parte, la madre del pequeño, Vicky, negó que le hubieran advertido de la existencia de un pozo en el lugar porque de haberlo sabido, se lamentaba, habría esquivado el peligro. “Si yo sé que hay un pozo ahí está destapado, yo cojo a mi  hijo y me voy”, decía.

Ante el juez, recordó el momento en que supo de la caída después de que todo el mundo se pusiera a chillar y acto seguido se asomará para intentar ver al pequeño.

“Yo me dirigí a mi pareja y le dije que qué ha pasado y me dijo que se había caído mi hijo, hice así porque creía que lo podía ver y no lo vi, solo le escuché”, aseguró.

Ante su negativa a denunciar o reclamar algún tipo de indemnización por la pérdida, Vicky respondió que no quiere nada. “Mi hijo vale más”.

El mismo día en que prestaban declaración los padres del niño de dos años también comparecía la pareja del dueño de la finca y prima de Roselló. Al ser preguntada sobre el pozo, lo describió como “un agujero negro”.