Compartir

Paz Padilla vivió este martes una de sus tardes más difíciles al frente de ‘Sálvame’, cuando trató de frenar a uno de sus colaboradores, lo que despertó la ira del resto.

El encontronazo se producía cuando Kiko Hernández  la emprendía contra Gustavo González, presente en el plató, al que le instaba a endurecer su actitud, tras su ruptura sentimental con María Lapiedra y le decía que tenía que pararle los pies

“¿Qué más te tiene que hacer para que abras los ojos? Tenías que despertar”, le decía. Ante el rapapolvo, Padilla respondía con un “¿quiénes somos nosotros para juzgarle?”, y añadía que Gustavo podía llevar la relación “como le da la gana”.

Con su discurso, la presentadora descolocaba y encendía al resto de colaboradores y Hernández no tardaba en recriminar su postura.

“Pues entonces cojo las galletas y me voy a mi casa. Si me pones un tema tendré que debatirlo, ¿o quieres que hablemos de los presupuestos del Estado?”, le recriminaba a Padilla.

Sin embargo, la presentadora volvía a insistir en que no podían “juzgar a nadie” y Belén Esteban entraba en escena también contra Padilla.

“Cuando pasó lo de la Pantoja y opinabas de ella no lo hacías igual que con Gustavo”, le decía.

Pese a la oposición encontrada de sus colaboradores, Paz Padilla defendía su argumento.
“Lo mismo que tu hablas y él habla, yo también tengo mi opinión y es igual o mejor que la vuestra”, aseguraba. Y añadía “doy mi opinión aunque vaya en contra del programa, de La Constitución y de quien haga falta”.