Compartir

Los taxistas de Madrid afrontan su tercera jornada de huelga indefinida tras fracasar las negociaciones de esta madrugada. El objetivo desde primera hora era bloquear los accesos a Fitur (Feria Internacional del Turismo), aunque los agentes antidisturbios que se han desplegado en la zona han evitado que las protestas fueran a más.


Los manifestantes, que han llegado a prender fuego a unos contenedores, han obligado a miles de visitantes de Fitur a hacer frente a largas colas. Algunos taxistas han logrado entrar en uno de los pabellones, pero después han sido desalojados.

Los reyes han entrado por una puerta lateral al recinto para evitar altercados y después han inaugurado la Feria