Compartir

La talla del Cristo de las Gotas sufrió una fatídica caída justo cuando iba iniciar la procesión de este Domingo de Ramos en Burgos. El mástil se partió cuando se iba a izar la imagen ante la iglesia de San Gil.

Tras el desafortunado accidente, el brazo izquierdo del Cristo se rompió. No obstante, según informa el ‘Diario de Burgos’, tras devolverlo al interior del templo para examinar los daños sufridos, el ‘Santísimo’ salió por las calles del casco histórico para repartir sus bendiciones.

El incidente fue acompañado de otros momentos de desconcierto cuando varios costaleros trataron de impedir la caída del Cristo y fueron golpeados en la cabeza y en los brazos. Además, un integrante de la banda se desvaneció y tuvo que ser atendido por Protección Civil.

 

Según informa la Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y de Nuestra Señora de los Dolores la tradición, en su página web, el Papa Inocencio III regaló la imagen a San Juan de la Mata que en 1207, la llevó a la ciudad. De tradición germano-italiana del siglo XIII, su réplica exacta, que fue realizada en 2007, es la que recupera la procesión del Domingo de Ramos por la tarde.