Compartir

Nadie podía imaginar lo que iba a suceder en el campo de juego, cuando en pleno partido de fútbol americano se desplomó un poste de luz cayendo sobre el árbitro y uno de los jugadores. Sucedió en el estadio de los Clarksville Panthers, en Little Rock (Arkansas).

Tras el escalofriante impacto el árbitro, Rigo Resendez, sufrió una doble fractura de pierna, mientras que el estudiante sufrió varios cortes en la cabeza y las piernas.

Las autoridades han lamentado el accidente que se producía por los fuertes vientos, mientras en el campo se enfrentaban Mena High School and Dardanelle High School.