Compartir

Faltaban solo unos minutos para que arrancaran la segunda semifinal de Eurovisión 2019 cuando la organización confirmaba la participación de Madonna en la gran final del Festival que se celebrará el sábado 18 de mayo.

La Unión Europea de Radiodifusión lo anunciaba a través de las redes sociales al tiempo que proyectaba sobre una pantalla  ‘Madonna, Madame X’, título de su nuevo disco, aunque luego el ‘bombazo’ se anunciaba con luces y focos sobre el escenario.

Los presentadores anunciaron en medido de la expectación general que la reina del Pop será la invitada estrella y lo hacían un segundo después de que Assi Azar bromeara con la posibilidad de que fuera Maria Careih.

La noticia no se pudo confirmar antes pese a que Madonna se encontraba en Tel Aviv desde principios de semana, ya que quedaba pendiente de cerrar el contrato y los detalles económicos.

En cuanto a qué temas interpretará, Eurovisión ha confirmado que cantará  ‘Like a prayer’, con motivo del 30 aniversario, y la jamaicana ‘Future’, de su nuevo disco, con Quavo y Diplo, que justo acaba de ser subida a las plataformas de streaming.

La artista, de 60 años, ha volado hasta la capital israelí acompañada de un centenar de personas, incluidos bailarines, coristas y decenas de personas de su equipo.