Compartir

Sergio Medialdea, más conocido por su papel como “El primo de Zumosol”, defensor de los niños y adolescentes de los abusones en los anuncios de los años 90, acaba de confesar que él también fue víctima del ‘bullying’. A sus 47 años de edad, el actor y modelo ha decidido hacerlo público para colaborar con la Asociación NACE (No al acoso escolar).

En declaraciones a ‘El Periódico’, Sergio recordó que de pequeño era el feo “tanto que a mi padres les preguntaban si me pasaba algo, si tenía alguna enfermedad”,y siempre fue “el bajito, el muerto de hambre y el hijo de la limpiadora”. Sin embargo, pese a lo mal que lo pasó entre los 14 y los 17 años, nunca se lo contó ni a su padre ni a su madre, y decidió meterse en el gimnasio a fortalecer su cuerpo.

Fueron años muy duros en los que incluso pensó en quitarse la vida. En una entrevista a ‘La Sexta’, explicó que “la humillación diaria hace que uno deje de pensar que sirve para nada. Te sientes un inútil. Sientes que sobras en este mundo y te pasan por la cabeza cosas que no deberían pasarle a ningún niño y a ningún adolescente”.

Por suerte, con la mayoría de edad, su cuerpo se transformó. “A los 18 pegué un cambio muy brusco físicamente y ya la gente no se metía conmigo, pero fue como el sueño de mi inconsciente hecho realidad”.

Al echar la mirada atrás, Sergio reflexiona asegurando que “aquel niño asustado sigue estando dentro de mí, pero ahora soy yo el que domina a aquel niño asustado y no es el niño asustado el que me domina a mí”.