Compartir

José Roselló, el padre del pequeño Julen que falleció tras caer en un pozo ilegal en Totalán (Málaga) ha reiterado su agradecimiento a todos los efectivos que participaron en el dispositivo de rescate, y en general a toda España, al tiempo que ha denunciado en una entrevista en ‘Espejo Público’ que se siente engañado.

“Me consta que encontraron a mi hijo antes de las las 22:00 horas, y a mi me lo dijeron a las 1:25 horas”. Con estas palabras ha denunciado las tres horas que dejaron pasar hasta comunicarles la fatal noticia, sin encontrarle explicación.

En la entrevista con Susanna Griso, Roselló ha denunciado además la falta de medios de la que adolecieron y que un operario llegó a expresar diciéndoles “palabras textuales…, tenemos una máquina que no vale para nada, pero es lo que tenemos”.

Junto al dolor por la pérdida y todo lo vivido, el padre de Julen ha recordado la indignación que sintió al ver el interés de algunos políticos por sacar partido a su desgracia, y cómo le llegaron a decir que saliera a recibir a algunos de ellos.

“Yo no quería a ninguno allí, solo quería medios”, por lo que “aprovechaba para quejarme”, asegura.

José también se ha referido al estado actual en el que se encuentra su mujer, Victoria, que asegura no quiere tomarse las pastillas que le han mandado, porque quiere “estar más despierta”. En medio de la investigación que rodea la muerte de su hijo de dos años ha confesado que intentan “no pensar” y “confiamos en justicia” y ha añadido “si fuera por nosotros no nos levantábamos, pero pensamos que tenemos dos ángeles cuidándonos y que están orgullosos de nosotros, como nosotros de ellos”.