Compartir

Dos niños han muerto y otros 18 han resultado heridos, uno de ellos en estado de gravedad, al caer desde un castillo hinflable que salió volando en medio de un tornado. El trágico episodio tuvo lugar el domingo en la ciudad china de Shangqiu.

El fuerte viento elevó a varias decenas de metros de altura a la atracción infantil, que chocó contra el suelo y rebotó mientras los pequeños estaban en su interior.

 

Varios testigos grabaron las terribles escenas con sus móviles.