Compartir

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha insistido esta mañana que no piensa dimitir, tal y como piden los partidos de la oposición, después de que se filtraran varias  grabaciones de una comida organizada en octubre de 2009 por el comisario José Manuel Villarejo, a la que asistió la ministra cuando era fiscal de la Audiencia Nacional y a la que también acudieron el exjuez Baltasar Garzón y exmandos policiales.

En esas conversaciones, Delgado llamaba “maricón” a su ahora compañero de partido Fernando Grande Marlaska, o afirmaba que “jueces y fiscales acabaron con menores en un viaje a Colombia”. 

“No voy a dimitir, y no lo voy a hacer por muchas razones pero, fundamentalmente, porque después de seis años de parálisis política, este Gobierno está trabajando por la ciudadanía”, ha asegurado en el Congreso.

La ministra fue reprobada anoche en el Senado. El PP ha preguntando este miércoles “cuándo va dimitir la ministra de Justicia y en caso de no hacerlo, que se acuerde su cese de forma inmediata”.


El partido de Pablo Casado considera que Delgado debe abandonar el Gobierno por las dudas que tuvo para defender al magistrado Pablo Llarena en Bélgica y por las grabaciones aparecidas esta semana sobre una comida en octubre de 2009 organizada por el comisario José Manuel Villarejo, a la que la ministra asistió cuando era fiscal de la Audiencia Nacional.

CANCELA VIAJE A ZARAGOZA

Delgado ha suspendido el viaje oficial a Zaragoza que tenía previsto para este miércoles por la tarde, donde iba a participar en una entrega de diplomas en la Facultad de Derecho de la universidad de esta ciudad. Fuentes de Justicia indicaron que Delgado ha suspendido este viaje por cambios en su agenda.