Compartir

Adif va interponer una denuncia ante la Guardia Civil por el descarrilamiento, ayer, del tren que cubría el trayecto entre Zafra y Madrid, al concluir sus investigaciones que se debió a la colocación de un fragmento de carril en la vía.

Según el operador ferroviario, “existen evidencias de que dicho fragmento se colocó intencionadamente en el contracarril de un cruzamiento -aparato que permite la bifurcación de una vía-” y supone un “presunto delito de creación de grave riesgo” para la circulación por el que interpone la denuncia.

Dicho fragmento, de unos 70 centímetros de longitud, hizo efecto de cuña sobre los raíles al paso del tren provocando su rotura y el consiguiente descarrilamiento del primer eje del tren, explica.

El convoy circulaba en ese momento a aproximadamente 150 kilómetros hora, “conforme a los límites de velocidad establecidos para este punto”, defiende Adif, y refiere que el tramo ha sido objeto de diversos trabajos de mantenimiento preventivo en los últimos años.

No es la primera vez que Adif enfrenta una situación así. Según ha desvelado el operador ferroviario, ya presentó una denuncia por hechos similares sucedidos el pasado 7 de enero en las proximidades de la estación de Torrijos, la misma donde ahora ha descarillado el tren.

En esa ocasión, detectó la presencia de una traviesa de madera y objetos metálicos en la caja de la vía, que pudieron ser retirados antes de que se produjeran mayores consecuencias.

Por otro lado, Adif desveló que en las últimas semanas se han registrado daños intencionados sobre las instalaciones del paso a nivel con barreras que se encuentra próximo a la estación, que ya han sido reparados por el personal del operador.