Compartir

El diputado de ERC, Ruben Wagensber, también usuario del metro de Barcelona, ha denunciado en Twitter un nuevo episodio de brutalidad “racista” por parte de un vigilante de seguridad en la estación de la Barceloneta que llegó incluso a meter los dedos en los ojos a la víctima.

Los hechos sucedían en la tarde de este jueves, y han trascendido después de que el político difundiera las imágenes. En un mensaje en Twitter subrayaba cómo en ningún momento el joven mostró resistencia ante el agente de seguridad.

La compañía del suburbano, Transportes Metropolitanos de Barcelona, ha anunciado que investigará los hechos mientras que desde SOS Racismo han condenado la agresión por considerar que “obedece a patrones racistas por parte de las fuerzas de seguridad” y solicitan a los testigos que interpongan una denuncia de manera formal.

Desde Es Racismo califican este lamentable episodio como una “actuación desproporcionada y violenta ante unos jóvenes que responden sin violencia”.