Compartir

Existen coches fantásticos como 'KITT,' otros capaces de viajar en el tiempo como el DeLorean de Michael J. Fox en 'Regreso al futuro', y otros con Jacuzzi e helipuerto incorporado, entre otros complementos.

Jay Ohrberg quizás no les suene, pero sus creaciones seguro que si. Ohrberg ha trabajado en infinidad de películas y es el responsable de haber diseñado obras tan icónicas como el 'Batmovil' del film de Tim Burton 'Batman Vuelve'. Como coleccionista ha adquirido, tanto los mencionados DeLorean y KITT, como otros modelos aparecidos en Mad Max o el Ford Gran Torino que aparecía en la serie de los 70, 'Starsky and Hutch'.

Queda claro que Ohrberg es un amante de los coches singulares y tuvo una visión: Construir el coche más largo del mundo. Se puso manos a la obra.

En los años 80, este excéntrico amante de las bujías, tomó como inspiración las limusinas Cadillac de los años 70. Su creación a la que llamó 'Sueño americano', en 1992, se convirtió en realidad. 

La limusina mide poco más de 30 metros y tiene el récord mundial Guinness, otorgado al vehículo más largo. Para poder circular, el auto necesita de 26 ruedas, dos motores, y dos conductores (uno para ir en dirección a la marcha y otro para circular marcha atrás.), asombrosamente, también puede girar en las esquinas.

'El sueño americano' tiene todo lo que una estrella de Hollywood pudiera desear: Piscina, Jacuzzi, cama de matrimonio, campo de minigiolf, varias habitaciones y hasta un helipuerto por si el tráfico se congestiona más de lo esperado.

Desafortunadamente, el coche no llegó a circular y se mantuvo aparcado hasta el 2014, cuando se publicaron las imágenes de su deteriorado estado.

Pero ahora, el Autoseum de Mineola, en Nueva York (Estados Unidos), se ha encargado de recuperar esta joya del motor y la expondrá tan pronto como acabe su restauración, según informaciones aparecidas en el portal especializado 'Autotrader'.