Compartir

Hoy es un día muy especial para todos los chinos. El Año Nuevo llega este viernes pero no para celebrar el 2018, sino el 4716, el año que comienza. Atrás dejan el Gallo Rojo de 2017 y da paso al año del Perro. De esta manera, los chinos disfrutarán de dos semanas de vacaciones en la que podrán regresar a su país de origen para celebrar la llegada del nuevo año de su calendario con familiares y amigos.

El horóscopo chino asocia los signos del zodiaco con animales a través del calendario lunar, que determina el funcionamiento de uno de los principales motores económicos del país, como la agricultura. 

En el caso del año del Perro que se inaugura hoy, en china se relaciona el carácter simbólico de este animal doméstico con la buena fortuna. Además de la buena suerte, se relaciona el símbolo del perro con el amor, la salud, la lealtad hacia el prójimo, por lo que todos aquellos que nazcan bajo este símbolo se caracterizan por ser honestos y humildes.

Además, esta festividad tiene particularidades como evitar hablar del pasado en reuniones familiares, ya que lo único que trae es mala suerte, o también el predominio del color rojo, que para los chinos simboliza la buena suerte. Las comidas son abundantes, y predominan todo tipo de carne y pescados, además de bolas de arroz y diferentes pasteles. 

Los dragones (icono de la cultura china) y los leones desfilan por las calles mientras que los fuegos artificiales ponen el colofón a la festividad.