Compartir

Desde fuera pueden aparentar lujo y un nivel alto de vida, pero desde dentro se demuestra que la comodidad no es tal. Trabajar como tripulante o personal de vuelo no es para nada un trabajo cómodo y Virgin Atlantic / Dreamliner lo ha demostrado.

La agencia británica ha compartido un video a través de su perfil de YouTube en el que demuestra como viven sus trabajadores un vuelo Londres – Los Ángeles. Con más de 10 horas y media de vuelo y 233 pasajeros a los que atender, la tripulación come a deshoras y en rincones escondidos del avión e incluso descansan momentáneamente en habitáculos que hacen las veces de dormitorio.

A través de Emma Ashley, azafata de 25 años en un Boeing 787-9, la compañía demuestra la cara más oscura e incómoda de la profesión, conocida por pocos.