Compartir

Se abre la temporada de baños en piscinas o en el mar, y el servicio de Emergencias 112 ha dado instrucciones de cómo hay que actuar en caso de que un niño o un adulto caiga al agua sin saber nadar y se ahogue. Cruz Roja recuerda que en 2018, 372 personas murieron ahogadas en España, y en lo que va de año, 106.

El médico del SUMMA 112, Esther Armela ha explicado en el programa ‘Las mañanas‘ (TVE) los pasos a seguir ante un ahogamiento y ha querido subrayar que la primera medida es la prevención, haciendo hincapié en que ” los tutores no pueden quitar el ojo a los niños y siempre tienen que estar en las inmediaciones del agua”.

En segundo lugar, según ha señalado, hay que identificar la situación, lo que se traduce en coger al niño, sacarlo del agua y estimularle, para ver si respira. Para llevar a cabo la estimulación a los más pequeños se les debe coger en brazos, a los más mayores se les debe poner en una superficie rígida y en el caso de los adultos, el suelo.

Si no responde ante el estímulo, hay que abrir la vía aérea del ahogado, inclinando su cabeza hacia arriba (hiperextension del cuello) y escuchar su respiración. Si no lo hace con normalidad hay que llamar al 112 y continuar la llamada, en manos libres, hasta que llegue la ambulancia.

A la hora de pedir ayuda, se recomienda que en caso de estar más de una persona, sea el acompañante quien llame y traslade las indicaciones del 112 a quien vaya a ejecutar las maniobras de recuperación.

En caso de ahogamiento, hay que hacer 5 respiraciones de rescate (insuflando aire en los niños cubriendo boca-nariz), y a continuación practicar las compresiones torácicas en el centro del pecho, con dos dedos si es pequeño, con una mano si son más mayores, y con dos manos, si es un adulto.

Las presiones torácicas habría que mantenerlas hasta que llegue la ambulancia.

Aprendemos con el #SUMMA112 vía @LaMananaTVE