Compartir
Maquinaria que se empleará en la exhumación de Franco

El proceso de exhumación, traslado y reinhumación este jueves de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos al panteón del cementerio de Mingorrubio-El Pardo se realizará, en el mejor de los casos, en tres horas.

Todo empezará a las 10.30 horas. Hasta el lugar llegará la familia en vehículos del Parque Móvil del Estado. Los familiares serán recogidos previamente en tres puntos de Madrid para ser custodiados hasta el Valle, y también hasta Mingorrubio, por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En el interior de la Basílica, según lo acordado por Gobierno y familia, sólo estará un limitado grupo formado por 22 familiares -nietos y sus cónyuges, y bisnietos del dictador- además del secretario general de Presidencia, Félix Bolaños; el subsecretario de Presidencia, Antonio Hidalgo, y la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, que ejercerá como notario mayor del Reino, situándose en todo momento junto al féretro. También acudirá un forense pero, por motivos de seguridad, no se facilitará su identidad.

Además, habrá una cuadrilla de cuatro o seis operarios que se encargarán de levantar la losa de 1.500 kilos mediante cuatro gatos hidráulicos. Perforarán en las cuatro esquinas, levantarán la piedra, colocarán debajo un rodillo y deslizarán la losa unos metros. Al término de todo el procedimiento, esta losa será trasladada fuera de la Basílica por la grúa que se vio llegar este domingo al Valle. El futuro de la lápida no ha sido desvelado por el Ejecutivo.

Para evitar cualquier toma de imágenes, el grupo reducido de personas pasará por un control de seguridad y un escáner para evitar que entren con dispositivos de grabación de imágenes o sonidos. Se harán barridos por parte de la Guardia Civil y se habilitará una carpa sobre la actual tumba, con techo y todo, para evitar la posibilidad de cámaras que no hayan sido descubiertas.

En ese momento concreto, dentro de la carpa, sólo estarán los operarios, dos familiares de Franco (uno su nieto mayor Cristóbal y otro aún por decidir) y la ministra de Justicia que, como en 1975 hiciera el notario mayor, dará fe de lo que allí sucede.

La actual tumba está recubierta de hormigón y plomo. Aseguran que eso habrá evitado que las corrientes subterráneas de la zona hayan afectado. Además del ataúd de madera, los restos mortales están recubiertos por una estructura de cinc que está sellada. El cuerpo del dictador, según lo dicho en 1975, puede estar embalsamado o sólo conservado.

Por ello, el Gobierno considera que lo normal es que todo haya aguantado estos más de 40 años y que, por tanto, no sea necesario sacar los restos de Franco de la estructura de cinc y que, en esa misma estructura, sea llevado a otro ataúd, en el que sería trasladado y, posteriormente inhumado en Mingorrubio, junto a su esposa Carmen Polo.

(SERVIMEDIA)