Compartir

El actor Willy Toledo ha quedado en libertad provisional sin ninguna medida cautelar tras comparecer ante el titular juez del juzgado de instrucción número 11 de Madrid, que había ordenado su busca y captura por no haber comparecido en la investigación por deliito de ofensa a los sentimientos religiosos.

Toledo fue detenido el martes y pasó la noche en los calabozos de la Comisaría de Moratalaz. Esta mañana ha pasado a disposición judicial y se ha acogido a su derecho a no declarar, ratificándose en el escrito que ya había presentado su abogado y en el que pedía el archivo de la causa.

El actor está siendo investigado a raíz de una denuncia presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, que la presentaron por insultar a Dios y a la Virgen en unos comentarios publicados en Facebook en 2017. Se dictó contra él orden de busca y captura porque no compareció a las anteriores citaciones del juez.

A su salida de los juzgados, Toledo fue recibido por los gritos de “me cago en dios” de un grupo de manifestantes. En declaraciones a los periodistas, insistió en que no ha cometido ningún delito en que es “tercermundista” que el Código Penal tenga artículos relativos a los sentimientos religiosos.

Sobre la noche pasada en los calabozos, ha asegurado que no ha recibido ningún trato de favor y ha calificado como “una mierda” el hecho de haber tenido que estar casi un día encerrado, si se tienen en cuenta que, además, es claustrofóbico.