Compartir

El excomisario de la Policía José Manuel Villarejo difundió este lunes un comunicado en el que expresa su confianza en que la declaración jurada de la amiga del rey emérito Juan Carlos I, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ayude “a abrir los ojos” y a “hacer justicia” en la “cacería” que el director general del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, inició contra él “por razones personales” y de forma “inmotivada y despiadadamente”.

Lo hizo después de que Corinna haya atacado en un documento legal a Sanz Roldán y defendido la veracidad de las declaraciones de Villarejo.

El excomisario critica al director del CNI por haber abierto un “devastador proceso penal y mediático” contra él y por “hacer” que la Fiscalía y la Abogacía del Estado interpusieran otro proceso penal –por calumnias- tras sostener que aquel había amenazado de muerte a Corinna.

Asimismo, anuncia que tras la declaración jurada de Corinna su abogado ha trasladado al juez dicha acta notarial e insiste en su acusación de que Sanz Roldán “amenazó de manera explícita, directa y reiterada, a través de distintas vías y mecanismos bajos, la seguridad física de la princesa Corinna y la de sus hijos”.

También considera “preocupante, cuando no alarmante o escalofriante, y desde luego, inaceptable para una democracia y un Estado de Derecho”, observar cómo el “miedo” de Corinna le impide viajar a España para testificar.

Añade que la “impresentable actitud y las extravagancias y sistemáticas maniobras” del director del CNI están unidas al intento de recuperar documentos, correspondencia personal y otros materiales que “no sólo evidencian la ‘relación entrañable’ entre la princesa Corinna y SM el Juan Carlos I, sino que, como ella misma reconoce, abordan otros aspectos pues se trata de informes políticos e información relativa a negociaciones financieras empresariales relativas a su persona y otros miembros de la Casa Real”.

Se pregunta si resultarán ahora “estas circunstancias más reales y verdaderas y menos apócrifas y fantasiosas” que cuando las denunciaba él y se presenta como la persona a la que “han aplastado de la forma más cruel con la losa de las filtraciones periodísticas”.

Asimismo, acusa a Sanz Roldán de haberse aliado con la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y con una serie de medios de comunicación para “airear” esas filtraciones.

Por último, exige al director del CNI que dé explicaciones sobre la declaración de Corinna y dice sentir “vergüenza ajena” como “ciudadano raso español” ante “comportamientos de lleno nauseabundos”.

(SERVIMEDIA)