Compartir

Mestalla disfrutó de un partido de altura, pero trivial para los de Marcelino. No disponían de ninguna posibilidad para pasar a la siguiente ronda en la UEFA Champions League,  aunque si se hacían con los tres puntos se garantizaban ser cabeza de serie en el sorteo de 1/16 de final de la UEFA Europa League e inyectar un buen botín en las arcas del Valencia CF.

Pasaban los diez primeros minutos de encuentro y lo más relevante era la tarjeta amarilla que vio Antonio Valencia por la dura entrada a Lato en el 11′. Ninguno de los conjuntos desplomaba un buen fútbol con balón y el partido discurría entre acciones irrelevantes e imprecisiones. El marcador lucía el minuto diecisiete cuando una virtuosa jugada de Piccini y Santi Mina le permitió a Carlos Soler empalmar una excelente volea y colocar el esférico a la base del palo para adelantar al Valencia en el marcador.

Fuente: Valencia CF

Mestalla se creció con el tanto local y el conjunto che parecía tener hambre de más. Los de la capital del Túria fueron más intensos que los ingleses y ese se reflejó en ocasiones de gol. Detrás de una otra. El Manchester estaba desorientado: acababa de cambiar radicalmente el guión de partido. Los de Mourinho desperdiciaron una de las más claras de la primera mitad en el minuto 35 cuando un remate de Fellaini dejó completamente solo a Pogba ante el guardamenta valencianista. Sin embargo, el Valencia no dejaba de hacer daño entre líneas. Siempre encontraban el hombre libre, movían rápido el balón y encontraban espacios con cierta facilidad. Definitivamente, el tanto de Soler fue un punto de inflexión en el que el Valencia dio un salto de nivel y no se parecía mucho al de los diez primeros minutos. Ambos equipos encaraban el túnel de vestuarios con 1-0 en el luminoso.

Transcurrieron tan solo dos minutos del segundo tiempo cuando tras una gran transición de balón, Soler colocaba un peligroso balón a la espalda de los reds que obligó la estirada de Jones y acabaría por meterse en su propia portería tras no entenderse con Romero. Minuto 47 y el Valencia engordaba su marcador (2-0).

Fuente: Valencia CF 

Después del segundo tanto local, bajó el ritmo de partido. El Manchester empezó a tomar ciertos riesgos y quiso tomar la iniciativa. Con la entrada de Rashford, el conjunto inglés podía ser más vertical y mucho más rápido en las contras. La práctica parecía no corresponder a la teoría y todo esto pasó a ser un simple espejismo para los de Mou que veían como el Valencia anulaba todas sus contras y no permitían que controlaran la posesión. Hombres como Pogba y Mata apenas entraron en juego.

Eran los últimos compases del encuentro cuando los ‘red devils’ hilaron una serie de pases seguidos y se plantaron en línea de fondo para centrar un balón al área que iba a cabecear Rashford para batir a Jaume en el minuto 87. El Manchester recortaba distancias y no había ninguna duda que buscaría el empate en Mestalla.

Fuente: Manchester United

Finalmente, el encuentro se saldó con 2-1 favorable al equipo local. El Valencia se dio un baño de confianza ante su afición y el Manchester United pasará a la siguiente ronda como segundo de grupo.