Compartir

Una madre murió en la noche de ayer atrapada en el interior de su coche durante la riada de Sant Llorenç (Mallorca).

Según testigos presenciales, el agua sorprendió a la señora, cuya identidad no ha trascendido, cuando viajaba en su automóvil en compañía de dos de sus hijos.

Con un movimiento audaz, la mujer logró sacar del coche a la hija mayor de siete años, no así al pequeño, de cinco , que continúa desaparecido.

Posteriormente, el cadáver de la madre apareció en el interior del automóvil.