Compartir

Noa Pothoven, de 17 años de edad, solicitó la eutanasia con el permiso de sus padres, al no superar el dolor y el trauma que arrastraba, tras haber sido víctima de abusos sexuales y una violación cuando era pequeña.

Fue el domingo 4 de junio cuando finalmente Noa ponía fin a su corta vida en su casa de  Arnhem, Holanda, según confirmó su hermana a la publicación holandesa ‘AD’, rodeada de sus padres y sus seres queridos.

Según la ‘‘BBC‘, la menor padecía estrés  postraumático, depresión y anorexia a causa de las agresiones sexuales sufridas, lo que permitió que pudiera solicitar el suicidio asistido. En Holanda es legal desde 2001 y se puede pedir y aplicar en casos de sufrimiento psicológico insoportable.

La joven se despidió de sus seguidores en Instagram con un post que posteriormente se eliminó: “No me voy a andar con rodeos: voy a estar muerta como mucho en diez días. Tras años de lucha, mi lucha ha terminado. Por fin voy a ser liberada de mi sufrimiento porque es insoportable. No me intentéis convencer de que esto no es bueno. Es una decisión bien considerada y definitiva” y continuaba: “En realidad ya hace tiempo que no vivo, sobrevivo, e incluso eso casi no lo hago. Respiro, sí, pero ya no vivo”.

La historia de Noa era muy conocida en Holanda donde el pasado mes de noviembre publicó su autobiografía’‘Winnen of leren’ que traducido significa ‘Ganar o perder’, en la que rememoró los abusos que sufrió y su lucha continuada por tratar de reponerse del trauma, algo que nunca consiguió.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

There it is… ❤ Vanaf 2 november verkrijgbaar op verschillende webshops, de linkjes komen tegen die tijd online.

Una publicación compartida de Winnen of Leren (@winnenofleren) el