Compartir
Twitter

El fallo de un jurado de la corte irlandesa de la ciudad de Cork ha provocado la indignación en el pueblo irlandés y en gran parte del mundo.

Un hombre de 27 años, acusado de violar a una joven de 17, quedó en libertad después de que el jurado considerara como causa exculpatoria que la víctima en el momento de los hechos “llevaba un tanga de encaje”.

El acusado había negado la violación y su abogada defensora logró sembrar una duda razonable al introducir el debate sobre la vestimenta de la víctima. El tribunal, compuesto por ocho hombres y cuatro mujeres, le dio la razón, según reveló ‘The Irish Examiner’.

A raiz de esta caso, una diputada no dudó en mostrar el Parlamento irlandés un tanga en señal de protesta ante la sentencia de una violación

El enfado por la sentencia llegó a extremos insospechados y la red Twitter, bajo el hashtag #ThisIsNotConsent. (esto no es consentimiento), se llenó de imágenes de tangas y ropa interior como protesta a la resolución judicial.