Compartir

La ciudad china de Shenzhen, en la provincia de Canton, estableció este miércoles la prohibición de consumir gatos y perros a partir del próximo 1 de mayo. El consumo de carne en la población se limitará a pollo, vaca, cerdo, cordero, conejo, burro, pato, ganso, paloma y codorniz, entre otras aves de corral, informan diferentes medios locales.

Además, los vecinos de Shenzhen tampoco podrán degustar tortugas, ranas o serpientes. Las autoridades advirtieron que aquellos que violen la ley serán sancionados en función de la especie consumida.

El pasado mes de enero ya se prohibió el comercio de animales silvestres como medida para frenar la propagación del coronavirus, que se originó en un mercado de la ciudad de Wuhan.