Compartir

El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, se mostró este martes “muy optimista” ante la cita con las urnas del próximo 26 de mayo, momento “fundamental” para el día a día de los españoles y para “dejar muy claro” que el PSOE, pacte con quien pacte, “no va a tener esa barra libre durante cuatro años”.

Así se pronunció en una entrevista en Cope recogida por Servimedia, en la que se mostró esperanzado de que el 26-M sea la oportunidad para que el PP pueda “remontar” sus resultados de las pasadas elecciones generales del 28-A, que llevaron al hundimiento histórico de la formación con tan solo 66 escaños de representación en el Congreso.

“Soy muy optimista”, trasladó el líder de los populares, para quien estos comicios pueden lanzar el mensaje al presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, de que “no va a tener barra libre durante cuatro años”. “Ojalá sea un voto unido, responsable, y quede claro que la única alternativa es el PP”, añadió.

Abundó en que el PP es “el único partido de centroderecha”, mientras que Ciudadanos y Vox “celebraban” la victoria de Sánchez el 28-A. “Nos dimos cuenta de que su adversario no era Sánchez, sino el PP”, lamentó Casado, y tras esta enseñanza dijo que llevará a los ciudadanos “la política de cercanía” y el balance de gestión para sumar votos el próximo 26-M.

Casado explicó que lo que se dirime en los próximos comicios es el “contrapeso” al Gobierno de Sánchez, para que “no pueda tener carta blanca” a la hora de establecer posibles pactos con fuerzas independentistas o nacionalistas. No será el PP quien facilite la investidura, pero sí volvió a pedir que el futuro Gobierno no dependa de los secesionistas.

Entre las posibles alianzas para formar Ejecutivo, Casado valoró que la unión con Podemos y otros partidos regionalistas “no es la óptima”, mientras que volvió a sugerir la opción de Ciudadanos por ser un partido con el que el PSOE ya ha pactado y que “ha dejado la puerta abierta” a llegar acuerdos con el PSOE en comunidades y ayuntamientos.

En cuanto al hundimiento del PP en las urnas el 28-A, Casado habló de causas “muy diversas” y “no imputables a ninguna persona” cuando el partido lleva años perdiendo escaños porque se ha pasado “la factura” de los años difíciles. “La división del voto ha sido letal y por eso ahora si se vuelve a dividir el voto volverá a ganar la izquierda y a depender quizás de los nacionalistas”, dijo.