Compartir

Javier, un niño de 4 años que ha superado una enfermedad cardiaca tras serle practicado un trasplante de corazón, ha podido cumplir su sueño de ser por un día “piloto” de helicóptero de la Guardia Civil y visitar las instalaciones del Servicio Aéreo en Madrid.

Su sueño se ha hecho realidad a raíz de una carta remitida por su madre a la Guardia Civil. En ella explicaba los meses que Javier pasó ingresado y cómo el pequeño cada vez que salía de paseo por las inmediaciones del hospital miraba al cielo en busca de un helicóptero que trajera su nuevo corazón.

Una vez realizado el trasplante y tras varios meses de recuperación, la Guardia Civil ha cumplido el sueño de Javier que tanta esperanza le dio y le mantuvo firme y animado para “poder montar en uno de ellos para ver desde arriba lo que él tantas tardes observaba desde abajo”, afirmó su madre.

Tras recibir la carta de solicitud, inmediatamente el Servicio Aéreo de la Guardia Civil aceptó la petición que hoy se ha hecho realidad. Durante esta mañana, acompañados por el director general de la Guardia Civil, Félix Azón, el menor, sus tres hermanos, sus padres y su abuelo visitaron las instalaciones y volaron en helicóptero.