Compartir

Un agente de la Guardia Civil ha multado a un policía local de Granada por hablar por teléfono mientras conducía durante un servicio.

Los hechos se remontan al pasado cuatro de agosto, cuando el policía sancionado por su compañero había contactado con el servicio de emergencias del 112 por la desaparición de una persona discapacitada por la zona del río Genil por lo que no se trataba de una llamada de índole personal, informa ‘ABC’.

El agente, aunque uniformado de manera oficial, conducía su vehículo particular cuando fue interceptado por la Benemérita.