Compartir

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un Guardia civil a dos años de cárcel por falsificar un documento oficial. El agente también deberá afrontar una multa de 3.000 euros.

Tal y como refleja la sentencia, D.R.V., quien trabajaba en la Policía Judicial de Mairena del Aljarafe, elaboró un documento que “aparentaba ser un mandamiento judicial de autorización de entrada y registro” para un bar sospechosos de vender tabaco ilegal en la capital andaluza, informa ‘Cope‘.

El condenado estampó en el documento el sello del l Juzgado de lo Penal número 12 “que previamente había sido escaneado del original obtenido de una citación judicial que le llegó en calidad de testigo” de un caso.

El 6 de mayo de 2016,  compró dos chalecos reflectantes y dos portaplacas con el anagrama de la Guardia Civil que fueron requisados junto a la documentación falsificada, en una tienda regentada por la esposa del detenido.

Según el auto “personas desconocidas” acudieron al bar “en fecha no concretada” de ese mismo mes y se identificaron como guardias civiles con la intención de registrar el establecimiento y hacerse con el tabaco ilegal que pudieran encontrar”, pero desistieron “al decirles el propietario que nada tenía y que les permitía el acceso”.