sábado, 26 septiembre 2020 15:17

Un estudio concluye que las terapias con perros disminuyen la ansiedad a adolescentes con trastornos de la alimentación

Un estudio del Hospital Infantil Niño Jesús de Madrid ha demostrado los beneficios de las terapias con perros adiestrados en adolescentes con trastornos de la conducta alimentaria. Los niveles de ansiedad y depresión de los pacientes, y las emociones desagradables se redujeron 43 puntos entre el momento previo de la sesión con el perro (47%) y el posterior (4%).

Realizada junto a la universidad Rey Juan Carlos y Purina, la investigación probó que las emociones agradables subieron 46 puntos en los momentos posteriores a las sesiones, pasando del 16% del inicio al 62% tras la intervención con estos animales.

También se observaron mejoras en el funcionamiento psicosocial de los menores, con aumentos en su autonomía y en sus niveles de responsabilidad.

Este estudio, pionero en España, se llevó a cabo con 17 adolescentes de entre 13 y 17 años, repartidos en dos grupos, que siguen su tratamiento en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA) del Hospital.

Constó de 18 sesiones semanales de 50 minutos, llevadas a cabo durante marzo de 2018 y mayo de 2019. Cada semana, participaron en los trabajos un psicólogo experto en IAA (Intervención Asistida con Animales), dos técnicos en IAA y dos perros. Durante estas sesiones, los adolescentes realizaron diversas dinámicas con los animales para trabajar sobre su ansiedad, su autoestima y su autonomía.

A medida que avanzaban las sesiones, el protagonismo de los perros decaía, con el fin de generalizar las habilidades entrenadas.

La Jefa del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Niño Jesús, Montserrat Graell, se mostró muy optimista con los resultados de este estudio: Eestas conclusiones preliminares que hemos obtenido nos ayudan a saber que vamos por el camino correcto y que debemos de seguir recorriéndolo para ayudar a más jóvenes”.

Los trastornos de la alimentación afectan a casi 200.000 menores en España y se estima que el 20% de ellos podrían convertirse en enfermos crónicos.

(SERVIMEDIA)