Compartir

El concejal electo de Parla Bruno Garrido, que se desplaza en silla de ruedas, no podrá acceder el próximo sábado, día en el que se constituirán las corporaciones locales tras las elecciones del 26 de mayo, al sitio que debe ocupar en la nueva corporación, ya que el salón no reúne las necesarias condiciones de accesibilidad.

Garrido, que concurrió a las elecciones municipales en las listas del PSOE, tiene 25 años, es arquitecto y le propusieron entrar en política “para mejorar la accesibilidad del municipio, que hace mucha falta”, según explicó a Servimedia.

El nuevo edil de la localidad madrileña relató que el salón de plenos del ayuntamiento “tiene el estrado hundido, esto es, está más bajo que el lugar donde se sienta el público”. Por eso, hay que acceder a él bajando siete escalones, que “con mi silla resultan insalvables”.

A su juicio, la principal causa de este problema ha sido “la falta de previsión, puesto que este tipo de actos siempre se han celebrado en el teatro Jaime Salom, que es mucho más grande y sí es accesible. A decir verdad, el salón del ayuntamiento tiene un aforo muy limitado y todos los grupos y los trabajadores pensaban que se haría en el Jaime Salón”.

Sin embargo, el teatro lleva meses reservado para acoger el festival infantil Cantania, en el que participan unos 1.000 alumnos en varias funciones y pases. Ello implica la instalación de gradas que se montan durante todo el día en el escenario, lo que impide que el teatro pueda utilizarse por la mañana para la investidura municipal.

Según el concejal electo, prueba de esta falta de organización es que justo el día después de las elecciones, “cuando vieron que yo había salido”, se pidió a los Servicios Generales municipales un informe sobre la accesibilidad del salón de plenos.

Dos días después se pronunció este servicio y como solución temporal propuso instalar una rampa de madera, cuyas dimensiones y características se especificaban en el informe. Pese a ello, “no se hizo nada, seguramente porque todos pensaban que finalmente se buscaría otro espacio para celebrar la investidura”.

Garrido indicó que ayer, miércoles, se reunió con responsables de la Secretaría General del Ayuntamiento, que son los que están organizando el acto, y le explicaron que ya no había posibilidad de instalar la rampa. “Ahora ni siquiera disponen de los materiales y no hay tiempo, la verdad es que a nivel de protocolo les está siendo muy difícil también, por la falta de aforo”, añadió.

Ante esta situación, Garrido opina que Parla cuenta con más espacios para celebrar el pleno. Se da la circunstancia de que Bruno es el concejal más joven, por lo que debería formar parte de la ‘mesa de edad’, algo que tampoco podría hacer si no se soluciona el problema, aunque señaló que para votar, como alternativa, le podrían acercar la urna.

Tanto el dictamen de los Servicios Generales como el propio Garrido coinciden en que es necesario reformar el salón. Según el nuevo concejal, el informe técnico propone elevar el estrado para ponerlo al mismo nivel que el resto del recinto. Este proyecto tendrá que ser aprobado en un pleno ordinario y necesitará un presupuesto, “pero mi grupo está determinado a hacerlo”, asegura Garrido, que promete trabajar “duro” para mejorar la accesibilidad del municipio de Parla. “En el casco viejo hay mucho que reformar”, apunta, y sobre todo “tenemos que empezar a planificar todo de otra manera”.

(SERVIMEDIA)