Compartir

Un conductor de autobús en Sevilla se ha convertido en héroe inesperado cuando, al ver que una pasajera se desmayaba y no podía acudir ninguna ambulancia en su auxilio, decidió cambiar el rumbo y llevarla hasta el centro de salud más cercano.

Según informa ‘ABC Sevilla‘, el chófer de la línea 32 de Tussam, José Antonio Carmona, presenció cómo la joven de 19 años se desmayaba en el interior del vehículo el pasado miércoles y llamó al 061 pidiendo ayuda, desde donde le comunicaron la imposibilidad de acudir ante la falta de ambulancias.

En la conversación con emergencias llegaron a preguntarle por el estado de gravedad de la desmayada, algo que indignó al conductor, según contó al diario: “Yo no soy médico, no tengo ni idea de lo que podía ocurrirle. Pero se trataba de una chica sola, que se había desmayado y que se quejaba de fuertes dolores. ¿No es suficiente para que se hagan cargo de su traslado?”.

Lo único que el conductor llegó a saber antes de que perdiera la consciencia es que estaba pálida, “no respondía con coherencia a nuestras preguntas y se tocaba la barriga diciendo que le dolía mucho. Se quejaba y lloraba hasta que se desmayó”. También le había contado que tenía 19 años y que aunque estudiaba en Sevilla, su domicilio familiar está en San Sebastián.

Finalmente, Carmona decidió hacerse cargo de la situación y tras comunicar el cambio de ruta, redirigió el autobús hacia el centro de salud más cercano, donde le ayudó a bajar otra chica y la acompañó hasta que la atendieron.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad citadas, aseguraron que “se mandó la ambulancia a los 16 minutos de recibir la llamada, cuando quedó libre un vehículo que atendió una urgencia más grave”.