Compartir

La Fiscalía belga ha imputado un delito de “intento de envenenamiento” a un hombre que escupió a varios clientes de un supermercado mientras gritaba que estaba contagiado por coronavirus.

Los hechos tuvieron lugar el lunes en la localidad de Bierges, cuando el imputado, originario de Bruselas, en compañía de dos niñas menores, comenzó a gritar que estaban infectados.

La información la ha facilitado este martes ‘RTBF’, citando a fuentes de la Fiscalía del Brabante Valón.

Tras asegurar que eran portadores del COVID-19 comenzaron a escupir al resto de presentes hasta que fueron reducidos por la policía.

Bélgica registró este martes 526 nuevos casos de COVID-19, un total de 4.226 infectados en todo el país. 122 personas han muerto.