Compartir

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha la segunda Operación especial del verano, para la que están previstos 2,9 millones de desplazamientos largo recorrido, que contará con una novedad. Los agentes contarán con la ayuda de drones para controlar el tráfico en las carreteras.

A partir del 1 de agosto, los conductores no solo estarán controlados por los guardias civiles  de tráfico, los radares fijos y móviles, o los helicópteros Pegasus de la DGT, sino que también se comenzará a denunciara los conductores cuyas infracciones de la normativa de tráfico y seguridad vial captadas por drones.

Para todo el mes de agosto, el número de movimientos previstos en las carreteras españolas es de 47 millones.