Compartir
Servimedia

La Junta Electoral Central (JEC) acordó este lunes desestimar el recurso del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, contra su resolución que le instaba a retirar las esteladas y los lazos amarillos de las instituciones durante la campaña electoral y le da 24 horas para retirarlos si no quiere afrontar responsabilidades de distinto tipo.

El plazo concluye este martes y Torre se enfrenta a una sanción económica, además de la inhabilitación.

La portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha asegurado que Torra ha tomado la decisión de no retirar del balcón de la Generalitat el cartel sobre presos políticos que incluye un lazo amarillo. Al resto de consellers sí les ha dado libertad para que tomen la decisión de retirar los lazos y esteladas de otros edificios.

La JEC advierti a Torra de “las responsabilidades administrativas y, en su caso, penales, en que pudiera incurrir si persiste en la desobediencia”.

La autoridad electoral admite que las esteladas y los lazos amarillos son “un símbolo legítimo que pueden utilizar las formaciones políticas en su propaganda electoral” pero reiteró que “al menos durante los periodos electorales, por exigencia en lo dispuesto en el artículo 50.2 de la Ley Electoral Generral (Loreg), no lo pueden hacer los poderes públicos, ya que estos deben mantener una rigurosa neutralidad política”.

La JEC entiende que “el hecho de que la mayoría del Parlamento de Cataluña rechazara dos proposiciones de ley que instaban la prohibición de los lazos amarillos en el espacio público y en los edificios institucionales tampoco puede alzarse frente al referido mandato legal”, e insiste en que “dicho símbolo puede utilizarse legítimamente por determinadas formaciones políticas pero no por las autoridades públicas, que deben respetar la neutralidad política durante los procesos electorales”.

FUNCIONARIOS Y LEGALIDAD

Respecto a la alegación de la Generalitat de que exhibir un lazo amarillo es algo protegido por la libertad de expresión de los empleados públicos, la JEC contesta que éstos también tienen que respetar el ordenamiento jurídico, incluido el precepto de neutralidad durante las campañas.

Por todo ello, la JEC reitera el plazo de 24 horas que dio inicialmente a la Generalitat para que retirara las esteladas y los lazos amarillos, “apercibiéndole de las responsabilidades administrativas y, en su caso, penales, en que pudiera incurrir si persiste en la desobediencia a estos acuerdos de la Junta Electoral Central”.

Para asegurarse de que Torra cumple con este mandato, la JEC requiere a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, para que le informe de que efectivamente ha retirado las esteladas y lazos amarillos, “al efecto de deducir, en su caso, las responsabilidades en las que se haya podido incurrir por no hacerlo”.