Compartir

Tras la huelga de hambre iniciada en prisión por los políticos de JxCAT Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, el presidentes de la Generalitat sigue adelante con sus acciones de homenaje hacia ellos.

Su primero decidió suprimir el catering que habitualmente se ofrece en el Palau de la Generalitat tras las recepciones, ahora Quim Torra da un paso más y este domingo comenzaba un ayuno de 48 horas en solidaridad hacia los políticos presos.

La huelga de hambre tiene lugar en el Monasterio de Montserrat donde el presidente de la Generalitat está recluido.