Compartir

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha comparecido este jueves en el pleno del Parlament para rechazar la sentencia del ‘procés’ contra los líderes independentistas.

Desde la tribuna Torra ha asegurado que “si por poner urnas nos condenan a 100 años, la respuesta es clara: se deberá volver a poner urnas para la autodeterminación”. Todo ello tras una nueva noche de disturbios en Barcelona y otros puntos de Cataluña.

A medianoche, Torra había pedido el cese de la violencia en las manifestaciones de Barcelona, aunque responsabilizó de ello a un grupo de infiltrados.

“Siempre hemos condenado y condenamos la violencia. No se pueden permitir los incidentes que estamos viendo en las calles de nuestro país. Esto tiene que parar ahora mismo. No hay ninguna razón ni ninguna justificación para quemar coches ni ningún otro acto vandálico. La protesta debe ser siempre pacífica y cívica. Cuanto más masiva mejor, pero siempre pacífica. Es así como no perdemos la razón”, comenzó diciendo.

“Es bueno y es normal que protestemos por una sentencia injusta y absolutamente aberrante. Pero la protesta ha de ser pacífica. Es así como no perdemos la razón”, aseguró, para después responsabilizar de lo ocurrido a “grupos de infiltrados y provocadores”.

Fue durante una declaración institucional, horas después de que se negara a condenar los actos vandálicos.