Compartir

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha decalarado este miércoles como investigado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por un delito de desobediencia al no retirar los lazos amarillos, tal y como se le había exigido a través de diferentes órdenes judiciales.

Torra, ha llegado a la sede judicial arropado por su Govern y por alcaldes y entidades soberanistas. Desde allí ha asegurado que defenderá la “libertad de expresión hasta el final”.

El TSJC admitió a trámite la querella presentada por la Fiscalía al no cumplir la orden de la Junta Electoral Central de retirar los lazos amarillos de edificios públicos.

El delito de desobediencia está contemplado por el Código Penal y no conlleva penas de prisión. Por tanto, Torra podría ser condenado al pago de una multa que podría oscilar entre los 300 y los 3.000 euros.