Compartir

La primera masa fría de aire polar del invierno en España, que ha congelado buena parte de la península durante las madrugadas del jueves y del viernes, se retirará este fin de semana para dar paso a un aumento casi generalizado de las temperaturas tanto por el día como por la noche, aunque continuarán las heladas nocturnas en amplias áreas peninsulares.

El frío polar llegó a su máximo en la madrugada de este viernes, cuando 38 provincias tenían avisos naranjas o amarillos por temperaturas gélidas. Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, comentó a Servimedia que los valores más bajos se registraron en Molina de Aragón (Guadalajara) y Munera (Albacete), con -11,3ºC; el puerto de Navacerrada (Madrid), con -10,3, y Nerpio (Albacete) y La Molina (Girona), con -10,2.

Del Campo indicó que este este fin de semana subirán las temperaturas de forma generalizada y que el ascenso será de entre cuatro y cinco grados tanto por el día como por la noche. “Aun así, se van a seguir registrando heladas en muchas zonas del interior peninsular, pero no tan intensas, salvo en zonas altas”, precisó.

Por ejemplo, varias capitales se congelarán en la madrugada de este sábado: Granada (-7ºC); León (-6), Albacete y Teruel (-5); Ávila, Cuenca y Zamora (-4); Ciudad Real, Córdoba, Huesca, Lleida y Toledo (-3); Badajoz, Ourense, Palencia, Salamanca, Segovia y Valladolid (-2); Cáceres, Girona, Lugo y Murcia (-1), y Burgos, Guadalajara, Jaén y Palma de Mallorca (0). El domingo los termómetros no caerán tanto.

Y durante el día, las temperaturas estarán por debajo de los 10 grados en toda la mitad norte peninsular salvo el valle del Ebro y el litoral, mientras que serán algo más suaves en el resto del país.

Respecto a las precipitaciones, Del Campo subrayó que se esperan lluvias en el Cantábrico oriental y el Pirineo navarro, así como zonas del este de Baleares, el resto de comunidades cantábricas y el alto Ebro, y las cota de nieve ascenderá a 1.000 metros el sábado y 1.500 metros el domingo (es decir, nevará sólo en zonas pirenaicas).

“Vuelven las nieblas a los valles del interior peninsular, que serán persistentes en el valle del Duero, donde hará frío todo el día porque impedirán que suba la temperatura”, apostilló.

PRÓXIMA SEMANA

Por otro lado, Del Campo recalcó que la próxima semana comenzará con una situación muy similar porque continuará el tiempo estable y el cielo prácticamente despejado en la mayor parte del país, aunque el lunes podría llover en el Cantábrico oriental, el noroeste de Navarra y el Pirineo occidental.

Las temperaturas superarán este lunes los 18 grados en puntos del Mediterráneo y se situarán entre 10 y 12 grados en la mitad norte peninsular y de 14 a 15 grados en otras áreas de la península, en tanto que seguirán las nieblas en algunos valles del interior.

Del Campo añadió que a partir del próximo miércoles se espera una nueva entrada de aire frío del norte, por lo que podría producirse un escenario meteorológico parecido al de estos días, con heladas extensas en la península, algunas nevadas que a lo largo de la semana podrían aparecer en cotas relativamente bajas y lluvias en el extremo norte peninsular.