martes, 29 septiembre 2020 13:46

Telefónica ganó 831 millones hasta junio, un 53,5% menos por el Covid, pero ratifica sus previsiones y dividendo

Telefónica obtuvo en el primer semestre del año un beneficio neto de 831 millones de euros, lo que supone una caída del 53,5% respecto al resultado logrado en el mismo periodo del pasado año por el Covid-19 y la depreciación de las divisas, pero la teleco confirmó hoy sus previsiones para el ejercicio y el dividendo correspondiente a 2020.

Los ingresos alcanzaron los 21.706 millones tras reducirse un 10% en términos reportados, principalmente por el efecto divisa (-3,5% interanual en orgánico).

El Oibda (resultado operativo antes de amortizaciones) se reduce a su vez un 18,7% en la comparativa reportada y un 0,8 en orgánico, afectado también por el impacto de divisas y el Covid-19.

La deuda de la multinacional española se sitúa al cierre de junio en 37.201 millones, con un recorte del 7,5% con respecto al mismo mes de 2019 y una reducción de 1.022 millones frente a marzo.

La compañía detalló que cuenta con 24.000 millones de euros en liquidez, con una posición en activos líquidos de 10.000 millones, y cubiertos los vencimientos más allá de los próximos años.

“En base a la evolución del negocio en lo que llevamos de año, confirmamos el dividendo de 2020 y reiteramos el crecimiento Oibda-CapEx de 2020 y los objetivos de 2022 de crecimiento de ingresos y expansión del margen de flujo de caja operativo”, aseguró su presidente José María Álvarez-Pallete.

El dividendo anunciado para 2020 era de 0,4 euros por acción y procederá a pagar un primer tramo de 0,20 euros en diciembre de 2020, mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario, y el segundo tramo (0,20 euros) en junio de 2021.

Según Álvarez-Pallete, el comportamiento de Telefónica durante el segundo trimestre del año, marcado por la crisis de Covid-19, “ha sido resistente, limitando el impacto en ingresos con una sólida gestión operativa de control de costes y de inversión”.

Dicha actuación ha permitido registrar un crecimiento del flujo de caja operativo y del margen “en los cuatro mercados clave y reducir la deuda un 7,5% interanual” y la intención declarada por el ejecutivo es mantener el pulso inversor.

“Continuamos invirtiendo en nuestras redes y en la digitalización de nuestras operaciones, mientras aceleramos la ejecución de nuestros objetivos estratégicos fijados el pasado mes de noviembre, con varios pasos al frente en Reino Unido y Brasil, optimizando el portafolio de activos de Hispam, avanzando en extraer valor de T. Infra y T. Tech y de la simplificación del nuevo modelo operativo”, refirió Álvarez-Pallete.

(SERVIMEDIA)