Compartir

La Policía ha dejado en libertad al padre de la bebé de 21 meses muerta tras pasar horas olvidada en el interior de un coche.

El hombre, que está a la espera de recibir la citación judicial, está acusado de homicidio involuntario y ha pasado la noche en prisión, donde ha prestado declaración ante la Policía.

Los agentes investigan lo sucedido, aunque todo apunta a que el progenitor habría olvidado a la niña cuando la llevaba a la guardería en el madrileño barrio de Sanchinarro, después de haber dejado a sus otros 3 hijos en el colegio. 7 horas después, cuando la madre fue a buscar al bebé al centro se enteraron de que la niña no había ido y fue la misma madre la que encontró sin vida en el coche.

Los sanitarios no pudieron hacer nada por la niña que habría fallecido por un paro cardiorespiratorio.