Compartir
Archivo

Más de 300 personas fallecieron en el Mediterráneo al intentar llegar a España desde el norte de África entre enero y julio de 2018, según un informe de la Agencia de Naciones unidas para los Refugiados (Acnur) publicado este lunes.

Esta cifra supone un aumento muy significativo respecto al año anterior, que concluyó con 200 víctimas mortales.

En abril, mes en el que llegaron más de 1.200 personas a España por mar, la tasa de mortalidad aumentó a una muerte por cada 14 llegadas marítimas, agrega la investigación.

Subraya que cuando se cumplen tres años de la muerte del niño Alan Kurdi en una playa de Turquía y de que esta foto estremeciera al mundo, “cruzar el Mediterráneo es más mortífero que nunca”.

De hecho, la tasa de muertes o desapariciones en el Mediterráneo Central ha pasado de una por cada 42 llegadas en 2017 a una por cada 18 en lo que va del presente año, pese al descenso general de travesías.

“Sólo este año, 1.600 personas han muerto o desaparecido mientras trataban desesperadamente de llegar a Europa”, prosigue, y de ellas, 1.500 lo hicieron en el Mediterráneo.

ESPAÑA, LÍDER EN ENTRADAS MARÍTIMAS

Con 28.970 llegadas, la ruta del Mediterráneo Occidental hacia España encabeza este año los destinos de entrada a europa, al superar las casi 20.000 de Italia y las cerca de 19.000 de Grecia.

Para la directora de la Oficina de ACNUR en Europa, Pascale Moreau, el Mediterráneo “se ha convertido en uno de los puntos de cruce más letales del mundo”.

“Con la caída del número de llegadas a las costas europeas, ya no se trata de si Europa puede hacer frente a las cifras, sino de si puede demostrar humanidad suficiente para salvar vidas”.

Por eso, Acnur y la Organización Internacional de las Migraciones exigieron a la UE “un enfoque regional” que haga “más predecible la gestión de las labores de rescate y desembarco de personas en peligro en el mar Mediterráneo”.

Asimismo, instaron a Bruselas a incrementar las vías legales y seguras de entrada para refugiados, incluyendo el aumento de las plazas de reasentamiento y la eliminación de obstáculos a la reunificación familiar.