Compartir

La hija de 11 años del matrimonio que fue encontrado este lunes muerto en el municipio madrileño de Loeches fue quien dio la llamada de alerta. La pequeña bajó al supermercado Día que se encontraba bajo su vivienda, donde su madre trabaja de encargada en el turno de tarde, para pedir ayuda.

Según publica ‘ABC’, la niña que estaba con su hermano de cinco años cuando descubrieron los cuerpos de sus padres al poco de levantarse, llevaba las manos y la ropa llenas de sangre cuando fue a pedir auxilio. El alcalde de Loeches, Antonio Notario, ha explicado que según contó a los dependientes, sus padres “se encontraban tirados en el suelo con sangre”.

La muerte de la mujer de 39 años, de origen peruano, que presuntamente fue acuchillada por su marido de 47 años antes de suicidarse, se convertía este lunes en la décimotercera víctima de violencia machista en lo que va de año. No había denuncias previas por maltrato ni órdenes de alejamiento.