Compartir

El seguro del Servicio Murciano de Salud indemnizará con un 1,7 millones de euros a un joven que, tras ser mal diagnostiscado, pasará el resto de su vida en una silla de ruedas.

Según informa ‘El Mundo’, los médicos del Hospital Reina Sofía le trataron durante un par de años de unos dolores en la espalda, que identificaron como escoliosis, sin llegar a ver que sufría un tumor de médula.

En marzo de 2013 fue la primera vez que el chico de 13 años acudió al centro de salud aquejado de dolores de espalda para el que le prescribieron analgésicos. Un año después, en 2014, recibió el mismo diagnóstico y tratamiento, por lo que en noviembre de ese año fue al Hospital Reina Sofía donde tras realizarle una radiografía le detectaron una ‘escoliosis’ y el traumatólogo recomendó estiramientos. Tras 18 sesiones, el chico abandonó por el malestar.

En enero de 2015, el dolor le había traspasado de la espalda al pecho y el día 26 tras sufrir un “dolor torácico punzante”, que volvían a calificar como “osteomuscular”, acabó sin sentir las piernas.

Ante el empeoramiento del joven, la familia decide acudir al hospital Virgen de la Arrixaca, también en Murcia, donde le hicieron una resonancia que descubrió un tumor sangrante en la médula con afectación aguda.

Se trataba de un tumor benigno que no habría tenido consecuencias de haber sido tratado a tiempo. Tras su extirpación, el paciente no ha precisado más tratamiento oncológico pero ha quedado parapléjico y postrado en el Hospital del Toledo.

Según la sentencia dictada por un juzgado de Majadahonda (Madrid), la aseguradora Mapfre tendrá que afrontar el pago de la indemnización de 1.713.000 euros. La familia ha estado asesorada durante el procedimiento judicial por Ignacio Martínez, abogado de la Asociación del Defensor del Paciente, presidida por Carmen Flores.