sábado, 19 septiembre 2020 5:35

Hermano mayor detenido por el crimen de Ambite ingresará en prisión y el otro en un centro de menores

El joven de 19 años detenido por el asesinato el miércoles por la noche de un joven de 26 años en la localidad madrileña de Ambite ingresará en prisión; mientras que su hermano, de 15, lo hará en un centro de menores, han informado  fuentes de la Guardia Civil.

El menor había pasado este viernes a disposición de la Fiscalía de Menores, mientras que su hermano hacía lo propio con los Juzgados de Arganda del Rey. Ninguno de los dos quiso prestar declaración ante la Policía Judicial de la Guardia Civil de Arganda, que se encarga de la investigación del asesinato, según indicaron fuentes policiales.

Por otra parte, los agentes interrogaron a varios testigos y algunos de ellos han apuntado al hermano mayor como el autor material del apuñalamiento mortal, pero otros señalan al menor de edad como la persona que llevaba los cuchillos. El presunto homicida era bastante violento, según los vecinos, aunque de momento se desconoce si tenía antecedentes policiales.

Al parecer, minutos antes del asesinato los ahora detenidos habían recibido insultos por parte de otros jóvenes por un malentendido producido días antes durante un encuentro entre una chica del pueblo y el menor de los hermanos. Tras lo ocurrido, ambos se fueron a casa y cogieron dos cuchillos de la cocina, uno de ellos bastante grande y otro pequeño, que ya han sido recuperaros por la Guardia Civil.

Los hermanos amenazaron a los otros jóvenes con las armas blancas gritando: “si sois hombres, subid ahora”, entre otras palabras. En un momento dado, Sergio B. intentó mediar y fue atacado con el cuchillo más grande. El fallecido tenía una puñalada en el pecho pero también heridas defensivas en la muñeca y otras partes del cuerpo.

Los delincuentes fueron detenidos en su casa, a la que corrieron tras cometer los hechos. De origen brasileño, vivían junto a sus padres en una vivienda alquilada de Ambite desde hace quince días. Los padres, que fueron increpados y golpeados por algunos vecinos tras lo sucedido, no han regresado al lugar. Los agentes también están analizado las fotografías y vídeos grabados por varios testigos del momento de la mortal agresión.