Compartir

La Fiscalía pide 60 años de cárcel para el conocido como violador de Teatinos, en Málaga, que fue detenido gracias a los ‘selfies’ que se hacía tras agredir a sus víctimas, y que ayudaron a su identificación. El presunto agresor está a la espera de juicio, casi cuatro años después de su detención.

Según el ‘Diario Sur’, el hombre, de 28 años de edad, está acusado de cuatro agresiones sexuales de carácter violento en las que siempre actuó del mismo modo, dejando semiinconscientes a sus víctimas antes de abusar de ellas. Después fotografiaba sus DNI para guardar sus datos personales y utilizar sus tarjetas bancarias. Pero su ritual no se quedaba ahí, el presunto violador volvía a las escenas del delito para hacerse ‘selfies’ que resultaron claves en la investigación.

Finalmente, la policía le detuvo en septiembre de 2015 y desde entonces continúa a la espera de juicio. Según recuerda ‘Antena 3’, urge su celebración ya que el próximo mes de septiembre cuando se cumplan cuatro años de su ingreso en prisión preventiva quedará en libertad si no hay una sentencia que diga lo contrario.